Misioneros Combonianos - Ecuador

Centro Cultural Afroecuatoriano - Guayaquil

ÚLTIMAS NOTICIAS - EVENTOS DEL CENTRO AFRO (Junio 2019)

En el Centro Afro de Guayaquil en el mes de mayo tuvimos una tarea de discernimiento con Hermandad Misioneros Afro a los 20 años de existencia, y considerando que los años pasan y se envejece, se decidió iniciar un nuevo grupo con gente joven y con nuevo estilo.
En cuanto a la pastoral afro de la arquidiócesis de Guayaquil, hemos cerrado los palenques vacacionales que duraron un mes con horario de 9 a 12 cada día de lunes a viernes. Estamos presentes en14 barrios y en 7 sectores: 3 en la avenida 25, Monte Sinaí, Nigeria, Guasmo, Las Lajas, Cristal, Pablo Neruda y en Durán: El Arbolito y El Recreo. Quedamos satisfechos porque se realizó un buen trabajo, gracias a un buen número de monitores juveniles que se han formado para dar seguimiento a los palenques en los barrios- Han utilizado un folleto con actividades programadas, insistiendo en los valores y la cultura afro.
Hemos conseguido el apoyo económico de organizaciones internacionales, ya que la arquidiócesis apoya pero no económicamente.
Ahora hemos retomado la modalidad ordinaria permanente de los palenques. Son encuentros semanales los sábados de 9 a 12 horas o de 2 a 5 de la tarde según la característica de cada palenque. Seguiremos hasta el 24 de diciembre en que se cerrará la actividad con un agasajo a los muchachos.
Estas actividades han sido posibles con la colaboración de madrinas y monitores juveniles. Se trataron temas de valores culturales afros tradicionales y otros como prevención de las drogas, seguridad en caso de incendios o terremotos u otros peligros que pueden suceder en los barrios.

Pastoral afro en la Arquidiócesis:
El martes 28 de mayo tuvimos la reunión de la vicaría sur oeste del Cristo del Consuelo y Estela Maris. Se dio el nombramiento de coordinadores de la pastoral afro a P. Marcos Paredes salesiano y al Hno Abel Dimanche comboniano. Se dará mayor fuerza a la comisión arquidiocesana de pastoral afro y se potenciarán las diferentes iniciativas para dar también más visibilidad en la Iglesia y en la sociedad de Guayaquil.
En este mes de junio se harán arrullos a San Antonio en varios sectores de la ciudad donde hay afro
En cuanto a la parroquia San Carlos Luanga en el barrio Nigeria, el 29 de junio será desmembrada para la creación de la nueva parroquia San Francisco de Sales y la iglesia será dedicada al Cristo Negro que se volverá una referencia para la pastoral y el pueblo afro en general.
Es interesante que el Municipio haya dado una notable ayuda económica para la construcción de la nueva iglesia.
El grupo de pensamiento afro se ha reunido para programar las actividades de los próximos meses.
En lo sociopolítico la nueva fiscal es del Valle del Chota, mientras que Rosa Chalá esta integrando en Consejo de participación ciudadana.
A nivel sociopolítico la fiscal es na afro del valle del Chota y Rosa Chala que es parte del consejo de participación ciudadana
El proceso afro en el País está debilitado por la coyuntura política y por las ultimas elecciones, por lo cual no se hablado mucho de los afro y el decenio (ya pasaron 5 años y hay mucho por hacer).
Se está preparando la celebración de los 40 años de la pastoral afro en Esmeraldas. Organiza la comisión de pastoral afro de la Conferencia Episcopal.
En cuanto al equipo de los misioneros combonianos en la pastoral afro somos menos. El Hno Antoine irá por unos meses a Bogotá para la preparación a los votos perpetuos.
Martin Balda tiene mucho trabajo como vicario de pastoral y hace lo que puede en la pastoral afro.
El CCA de Quito continúa cerrado (tres años). La sra Nieves con otros del grupo afro de Quito enviará una carta al consejo provincial de los combonianos para conseguir que de alguna forma se abra a medio tiempo a servicio de la etno educación, porque es el único ligar donde hay tanto material para los estudiantes y el mismo ministerio.


CENTRO CULTURAL AFROECUATORIANO - GUAYAQUIL

Misioneros Combonianos 
Lorenzo de Garaycoa 3614 y Venezuela Apdo. 09-01-11247 GUAYAQUIL (Ecuador) tel. +593-4/5100131 e-mail: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Comunidad abierta el 1 de junio de 1988. Diócesis de Guayaquil. Pastoral Afro. Animación Misionera. Promoción Vocacional. Justicia&Paz. 
Hno. Dimanche Godfrey-Abel, sup. 
Hno. Aboudou Ablam (Albert Ange) 
P. Balasso Vincenzo 
Hno. Kasusi Apele Antoine 
P. Serrano Aparici Vicente* 

* Parrocchia di S. Bernardino

El Centro Cultural Afroecuatoriano, es una institución sin fines de lucro, creada por los Misioneros Combonianos en 1981,reconocida jurídicamente por el Ministerio de Educación el 13 de noviembre de 1992. Está al servicio de las comunidades y organizaciones Afroecuatorianas.
Contribuye al fortalecimiento de su identidad y cultura, valoriza su aporte histórico, apoya sus luchas para que se reconozcan sus derechos a fin de promover su participación plena en la sociedad, colaborando por el enaltecimiento de los valores del pueblo Ecuatoriano multiétnico y pluricultural
Objetivos del Centro Cultural Afroecuatoriano
El Centro Cultural Afroecuatoriano, desde su finalidad específica y partiendo de la realidad del pueblo negro, se propone colaborar con los afroecuatorianos a la toma de conciencia de su identidad, a través de dos ejes complementarios: el análisis socio-económico-político-cultural y la profundización Bíblico -Teológica Afroamericana, proporcionando a su organización en unión con otros grupos étnicos y sectores populares, para avanzar en el construcción de una sociedad más justa y humana.
Nos proponemos:
Investigar, estudiar y reflexionar desde la realidad el pueblo afroecuatorianos su historia, cultura, tradiciones, divulgando a todos los niveles sus aportes a la vida y cultura nacional.
Formar y acompañar grupos y organizaciones afroecuatorinas, para descubrir los mecanismos que dificultan su progreso y participación en los beneficios de la sociedad.
Formar líderes, poyar a estudiantes y profesionales afroecuatorianos, para que asuman su rol en el proceso del movimiento negro y popular.
Promover y potenciar comunidades cristianas con rostro propio, recogiendo las tradiciones religiosas e impulsando una Teología Afroamericana.
Promover el desarrollo integral de las comunidades negras.
Impulsar micro proyectos en diferentes áreas donde se encuentra presente el grupo negro.

Misioneros Afros Ecuatorianos celebran su 20º aniversario
Con mucho fervor y entusiasmo la Comunidad de los Misioneros Afros de Guayaquil realizaron públicamente, en ceremonia Litúrgica presidida por Mons. Iván Minda, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Guayaquil, su juramento de renovación (12 personas), y primer compromiso (2 personas) como  miembros de la Hermandad Misionera  Afro, bajo el fundamento y aspiración de ser "Una sola alma y un solo corazón que ama y da la vida por los Negros". Lema que hace 20 años  (1997) marcó el caminar de un grupo de  mujeres (5); que luego de varias reflexiones bíblicas se comprometieron en hacer algo por su pueblo Negro que se encontraba en los suburbios y en el norte de Esmeraldas (zonas rurales) en estado de abandono social y pastoral.
Inspirados, espiritual y pastoralmente por el texto bíblico de los Hechos de los Apóstoles  4; 32-37, buscan valorar las cualidades individuales, asociarlas en la Hermandad y ofrecerla a la misión como valor para el  pueblo Afro. La mística y la razón de ser, como Hermandad Misionera, es impulsar la Pastoral Afro, es decir, amar al pueblo negro descubriendo en cada uno la belleza de la Dignidad Humana creada por Dios, como lo descubrió Daniel Comboni,  en su tiempo y geografía Africana, y que hoy vive institucionalmente en la Congregación  Misioneros Combonianos.
La celebración se realizó en las  instalaciones del Centro Cultural Afro con amigos, familiares y todos los misioneros. Cabe destacar que el Padre Provincial de los Misioneros Combonianos envió un documento oficial para la ocasión: "Este mensaje tiene como finalidad hacerles llegar mi más cordial felicitación por sus 20 años como Hermandad Misionera Afro. Esto se dice fácil, pero cuántos esfuerzos, luchas esperanzas, alegrías y sufrimientos, éxitos y dificultades... sembrados a lo largo del camino. 20 años enfrentando desafíos con sus fiestasy sus duelos, ahora finalmente convertidos en bendiciones del amor de Dios, para ustedes su comunidad y sus seres queridos. (...) les prometo celebrar hoy la Santa Misa, a la misma hora que ustedes, para alabar al Señor y pedirle les conceda los dones que más necesiten. Gracias de nuevo. La Cruz Victoriosa del Buen Pastor les acompañe en su salida hacia las periferias, en búsqueda de la oveja perdida o de los más golpeados al borde del sendero. Vale la pena gastar la vida por Cristo y por los más pobres. Un abrazo grande y comunión en la oración". (P. Rafael González Ponce MCCJ.)
Con estas palabras y las siguientes expresiones de agradecimiento, se cerró la celebración y empezó el nuevo año pastoral para cada misionero, augurando que la fuerza del Cristo Negro nos anime y acompañe. 

Por Hno. Abel Dimanche, mccj
http://centroafroecuatoriano.org.ec/site/index.php/quienes-somos
CENTRO CULTURAL AFROECUATORIANO - GUAYAQUIL
https://www.facebook.com/Centro-Cultural-Afro-Guayaquil-266750976741983/


Misión en el Empalme

La misión unió a bautizados de las diferentes parroquias de Guayaquil y nació el grupo de “Amigos de la mision”. Este grupo tiene ya un recorrido largo igual de formacion al disicipulado y experiencia de mision en diferentes zonas del pais. El pasado mes de octubre el campo de misión fue el cantón El Empalme.
Por Hno Albert Abaudou,  Sofia, Alberto y Ricardo
Está vez nos tocó la misión a los padres Enzo Balazzo, Pedro Tacuri S. y al hermano Albert Aboudou, misioneros combonianos, junto con los Amigos de la Misión en la parroquia Nuestra Señora de Fátima del cantón El Empalme. Repartidos de dos en dos en los recintos de la parroquia, nuestra presencia ha sido en general un signo de testimonio, de esperanza y alegria para la gente. En efecto, las visitas a las familias de casa en casa, el trabajo con los niños y con los jóvenes, y las celebraciones de la Palabra nos dejaron comprender que la gente tiene una gran sed y un profundo deseo de Dios. Por lo tanto, necesitan de un serio acompañamiento en el cual ellos mismos descubren la imagen de un Dios, padre misericordioso lleno de ternura y no castigador, que camina con cada uno de ellos en su propia historia.
Una cosa  que nos ha impresionado a todos es el espíritu de sencillez y de acogida de la gente, dispuesta a compartir sus sencillos techos y pan con los misioneros. Esta acogida predispone a los misioneros a interactuar con cada uno de ellos con confianza. En nuestro parecer, el misionero que se desvela por su gente, recibe mucho más de lo entregado y recibir es dejarse amar.
Laicos misioneros
Sofía y Alberto son una pareja miembros del grupo “Amigos de la Misión que ha participado de esta experiencia.  Ellos nos comentan: “Como esposos misioneros nos ha tocado vivir muchas experiencias, y más en lo personal, porque gracias a la misión hemos podido aprender que en la vida tenemos que apoyarnos el uno en el otro, ya que juntos podremos fortalecernos cuando se nos presentan dificultades en la familia y en la misión. Siempre recordamos la primera experiencia vivida cuando llegamos al recinto que nos habían destinado para hospedarnos y el catequista no se lo había comunicado a su esposa; entonces comenzaron a discutir entre ellos. Hubiéramos querido desaparecer. Entonces que cogí el teléfono y llame cinco veces al Padre, pero la llamada no entraba. Nos pusimos a mirar alrededor y vimos una casita de caña. Fuimos para allá y nos recibieron con una gran sonrisa; esto hizo que abandonáramos la idea de escaparnos. En cada camino misionero que emprendemos vamos en busca de Jesús en las personas que están enfermas, que pasan hambre, que están tristes, solas o marginadas… y con nuestras palabras podemos alentarlas, animarlas, fortalecerlas, escucharlas y transmitirles esas ganas de seguir luchando pese a todas las dificultades y anunciarles que Dios está vivo en medio de nosotros”.
Ricardo, uno de los jóvenes que estuvo con nosotros, nos relata que cada misión es una experiencia diferente. Salimos para Navidad, Semana Santa –fechas en las que encontramos miles de cristianos todos haciendo siempre lo mismo– y también en octubre, mes misionero, tratando de que la misión coincida con las vacaciones estudiantiles y asi abrir la posibilidad para los jóvenes estudiantes. Es necesario notar que, cuando salimos de misión, nos hemos preparado  con anterioridad como grupo, con ideas pastorales generales y sobre todo con formación bíblica. Sabemos que lo demás es gracia y que el único mensaje que llevamos es el mensaje del Jesús cercano, el Jesús amigo. Y en el campo de misión, nos toca muchas veces reinventarnos de acuerdo la realidad en la que estamos.
El Empalme
Ricardo explica que esta era su octava misión en este proceso y que iba con muchos temores y dudas. Lo que más le costaba era creer que una familia pobre lo iba alojar y él creía que no llevaba qué compartir, como alimentos para la familia, regalitos o caramelos y sorpresas para los niños. No sabía lo equivocado que estaba.
El viernes la gente tenía un gran evento con los políticos previo a las elecciones, donde habría lindos obsequios, como camisetas, balones, etc. Los misioneros habíamos planificado la clausura de las actividades  con los niños, pero nos imaginábamos que no llegarían ya que aquella gente les ofrecía chocolate y juguetes, mientras que nosotros les ofrecíamos el Rosario y una mañana de juegos. Iniciamos el Rosario solos, pero poco a poco se reunieron  más de cuarenta niños y niñas, cantando y orando con nosotros.  Pensábamos se irían pronto al evento político, pero no: tuvimos que postergar las visitas a las familias, pues los niños habían decidido pasar la mañana y la tarde con nosotros.
Nos preguntábamos aún por qué esa agradable sorpresa con los niños y, mientras esperábamos a la gente para hacer una celebración litúrgica,  una  persona mayor del pueblo nos explicó: “¿Saben que son más de diez años que aquí no ha entrado monja, cura o misionero?  Los médicos y los maestros que entran solo hacen lo que tienen que hacer y los catequistas son familia. Ustedes son extraños que quieren a los niños y se han dejado querer por ellos. Nadie les había hablado de Dios como ustedes…”.
Pudiéramos contar otras muchas experiencias de esta misión: como la de la pareja de ancianos que pasaban los noventa años y que, con lagrimas en los ojos, nos dimos una bendición mutua; o las señoritas profesionales que dejaron sus oficios para acompañarnos en los recorridos misioneros; o de las ocurrencias de rezar con los comerciantes y campesinos en la madrugada; o de las invitaciones a orar con gente de otra fe; o de los niños que te despertaban para ver la película de la oveja perdida y que se la vuelvas a explicar; o de la vez que un muchacho que estaba metido en la droga te abraza y dice: “por mi hija quiero cambiar, ayúdame a cambiar …”.
Una vez más, hemos comprobado que en una misión es más lo que uno recibe que lo que da. Una vez más, confesamos que la misión es una “aventura maravillosa por la cual vale la pena arriesgar la vida”.